8 de marzo: Día Internacional de la Mujer

Reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Día Internacional de la Mujer está lejos de constituirse en una celebración: la fecha conmemora, por contrapartida, la lucha histórica de las mujeres por sus derechos, por la equidad de género y por una participación igualitaria en la vida social, laboral y política, entre otras esferas.

A lo largo de la historia, las movilizaciones obreras, los reclamos por mejoras laborales, el pedido de equidad salarial y de derechos –e inclusive tragedias simbólicas ocurridas en Nueva York- dieron origen a esta conmemoración.

Antes de que la ONU institucionalizara la fecha, la conmemoración era denominada «Día Internacional de la Mujer Trabajadora», ya que su origen y espíritu fue netamente sindicalista.

En los últimos años –especialmente a partir del Paro Internacional de Mujeres de 2017-, la fecha recobró valor de lucha. Se establecieron paros internacionales de mujeres, se realizaron marchas y asambleas multitudinarias y se procuró visibilizar la violencia de género, entre otras muchas acciones efectuadas en todo el planeta, con distintas conexiones locales. En Córdoba, el colectivo «Ni Una Menos» estuvo al frente de numerosas de las actividades del Día de la Mujer.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer se realizó el 19 de marzo de 1911 en Europa: específicamente en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza.

En 1972, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró a 1975 como «Año Internacional de la Mujer» y en 1977 invitó a todos los Estados a declarar –de acuerdo a sus tradiciones históricas y costumbres nacionales- un día como «Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional».

 

DÍA DE LA MUJER 2020 (*)

El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de las mujeres de a pie que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades.

El mundo ha logrado avances sin precedentes, pero ningún país ha alcanzado la igualdad de género.

Hace 50 años, llegamos a la Luna; en la última década, hemos descubierto nuevos ancestros humanos y hemos fotografiado un agujero negro por primera vez.

Mientras tanto, existen restricciones legales que impiden a 2 700 millones de mujeres acceder a las mismas opciones laborales que los hombres. Menos del 25% de los parlamentarios eran mujeres en 2019 y una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia de género.

Hagamos que 2020 sea un año decisivo para las mujeres y las niñas en todo el mundo.

 

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL DE LA ONU (*)

En los últimos decenios los derechos de las mujeres han experimentado progresos considerables que van desde la abolición de leyes discriminatorias hasta el aumento del número de niñas escolarizadas. Sin embargo, en este momento estamos presenciando un fuerte retroceso. Las protecciones jurídicas contra la violación y el maltrato doméstico se están diluyendo en algunos países; los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres están bajo amenaza.

Todo ello se debe a que la igualdad de género es, fundamentalmente, una cuestión de poder. Siglos de discriminación y de un patriarcado muy arraigado han creado una enorme brecha de poder entre los géneros en nuestras economías, nuestros sistemas políticos, nuestras empresas y nuestra cultura.

Este hecho nos afecta profundamente a todas y todos y es un obstáculo para resolver muchos de los desafíos y amenazas a que nos enfrentamos, desde lograr una globalización justa que funcione para todo el mundo hasta poner fin a la epidemia de violencia contra las mujeres y construir sociedades pacíficas y seguras. También debemos acabar urgentemente con la brecha digital de género que amenaza con afianzar la desigualdad de género en las sociedades y economías en los decenios venideros.

Dado que las mujeres siguen ocupando solo una cuarta parte de los escaños en los parlamentos de todo el mundo, la representación política es la prueba más clara de la brecha de poder entre los géneros. Por ello, la paridad de género en las Naciones Unidas es una de mis principales prioridades, que ya ha llevado al logro de la paridad en las categorías superiores del personal, dos años antes de lo que habíamos previsto. En el futuro, haré todo lo que esté a mi alcance para asegurarme de que las mujeres estén representadas en todos los ámbitos de toma de decisiones en las Naciones Unidas, incluidos los procesos de paz. También abogaré ante los Estados Miembros por la derogación de todas las leyes discriminatorias, por la participación igualitaria de las mujeres en todas las esferas, por una mayor protección contra la violencia y por unas economías más inclusivas.

La igualdad de género es un medio de redefinir y transformar el poder que producirá beneficios para toda la humanidad. Es hora de dejar de intentar cambiar a las mujeres y de empezar a cambiar los sistemas y los desequilibrios de poder que impiden a las mujeres alcanzar su potencial.

 

HISTORIA DEL DÍA DE LA MUJER EN LA ONU (*)

El Día Internacional de la Mujer es una fecha que se celebra en muchos países del mundo. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. En la antigua Grecia, Lisístrata inició una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra; en la Revolución Francesa, las parisinas que pedían «libertad, igualdad y fraternidad» marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino.

 

TRAGEDIAS EN NUEVA YORK

El 28 de febrero de 1909 se conmemoró por primera vez en Nueva York el «Día Nacional de la Mujer», tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos en honor a la huelga de las trabajadoras textiles de 1908: en marzo de ese año la fábrica textil Cotton de aquella ciudad se incendió con centenares de trabajadoras en su interior: al menos 130 mujeres quedaron atrapadas mientras las llamas las consumían.

Por aquellos días, 40 mil trabajadoras textiles se habían declarado en huelga y las mujeres de Cotton lo hicieron con permanencia en el lugar de trabajo, después de reclamar a los propietarios la reducción de la jornada laboral a 10 horas, la igualdad salarial con los hombres que ejercían las mismas actividades y el mejoramiento de las pésimas condiciones en las que desarrollaban sus tareas.

 

 

El 25 de marzo de 1911, por su parte, unas 149 personas –la mayoría mujeres– murieron en el incendio de la fábrica Triangle, también de Nueva York, debido a las precarias condiciones laborales. Muchas de ellas eran inmigrantes muy pobres.

La fábrica era tan grande y los salarios tan bajos, que los dueños temían que las empleadas robasen las prendas, por lo que ordenaron a los encargados de la planta cerrar las puertas una vez que el personal ingresara. No las abrirían hasta el horario de salida: aquella fue una trampa mortal.

Poco antes de aquella tragedia, el 19 de marzo de 1911, un millón de mujeres habían marchado en reclamo de sus derechos laborales y contra las deplorables condiciones en las que debían trabajar.

 

CRONOLOGÍA DEL DÍA DE LA MUJER (*)

1909. De conformidad con una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos, el día 28 de febrero se celebró en todo el país el primer «Día Nacional de la Mujer», y se siguió celebrando el último domingo de febrero hasta 1913.

1910. La Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el «Día de la Mujer» de carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. No se estableció una fecha fija para la celebración.

 

En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca), más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

 

1911. Como consecuencia de la iniciativa de Copenhague se celebró por primera vez (el 19 de marzo) el «Día Internacional de la Mujer» en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con reuniones a las que asistieron más de un millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

1913. En el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres rusas celebraron su primer «Día Internacional de la Mujer» el último domingo de febrero de 1913. En el resto de Europa, las mujeres se concentraron en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con el resto de mujeres.

1917. Como reacción ante los dos millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de «pan y paz». Los dirigentes políticos criticaron el oportunismo de la huelga, pero ellas la hicieron de todos modos. El resto es historia: cuatro días después, el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.

1975. Coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, las Naciones Unidas celebraron el «Día Internacional de la Mujer», por primera vez, el 8 de marzo.

1995. La Declaración y la Plataforma de Beijing, una hoja de ruta histórica firmada por 189 gobiernos hace 20 años, estableció la agenda para la materialización de los derechos de las mujeres.

2014. La 58ª Sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW58), la reunión anual de Estados para abordar cuestiones relativas a igualdad de género, se centró en los «Desafíos y logros en la aplicación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para las mujeres y las niñas». Las ONU y las organizaciones no gubernamentales debatieron sobre los avances realizados y los retos pendientes para cumplir los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio.

2015. En 2015 se adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, herederos de los objetivos del Milenio. El Objetivo número 5 consiste en «Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas».

 

(*) Cronología publicada por la ONU en su sitio web.