A extremar cuidados con el mosquito que transmite el dengue

El resultado del último monitoreo realizado en la ciudad de Córdoba en diciembre pasado arrojó un elevado índice de viviendas con presencia del mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, de acuerdo a lo publicado por LaVoz.com.ar.

De acuerdo a la información, el índice asciende a 7,3 por ciento, según la información provista por el Ministerio de Salud de la Provincia, y es el más alto hallado para ese mes en los últimos cinco años.

Ese indicador implica, a su vez, que existe en la Capital provincial un nivel alto de riesgo de que se produzca un brote de enfermedades transmitidas por Aedes. Y es que, según los parámetros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), el riesgo es elevado cuando el índice supera el cinco por ciento. En el mes de diciembre de los años anteriores, el índice osciló entre 3,5 y 2,5 (3,5 en 2011; 3,3 en 2012; y 2,5 en 2014), según datos informados oportunamente por la cartera sanitaria provincial.

 

No sólo riesgo de dengue

Una alta densidad de Aedes aegypti también genera riesgos de otras enfermedades que también son transmitidas por este mosquito: chikunguña y zika.

“Los resultados del monitoreo deben poner en alerta a la población para que se involucre y participe en la prevención de estas enfermedades con la medida fundamental que es el descacharrado de los domicilios”, advirtió el ministro de Salud de Córdoba, Francisco Fortuna.

Autoridades sanitarias alertaron además que al resultado del monitoreo se suman dos factores de riesgo: las condiciones climáticas de calor, humedad y lluvias, que favorecen la reproducción del mosquito, y el movimiento de turistas hacia destinos donde se registran casos de las tres enfermedades.

 

Para prevenir

En casa. Eliminar los criaderos de larvas, que se reproducen en recipientes artificiales grandes o pequeños que puedan acumular agua, tanto en el exterior como en el interior de la vivienda.

Patios ordenados. Mantener el pasto corto y limpio, y desechar los objetos inservibles (tapas de gaseosas, cáscaras de huevo, bidones, juguetes rotos, botellas, troncos, etcétera) que puedan juntar agua de lluvia.

Con tapa. Si se almacena agua en barriles, baldes y bidones, deben estar tapados. Verificar que los tanques de agua domiciliarios también lo estén.

Bebederos y plantas. Cambiar cada día el agua de los bebederos de animales y limpiar los bordes con una esponja. No mantener plantas ni flores en agua y usar larvicida en las fuentes.

Techo. Revisar que en el techo no haya objetos que puedan acumular agua.

Viajeros. Quienes vayan a destinos donde circulan virus del dengue, zika o chikunguña, deben prevenir las picaduras con uso de repelentes, tabletas y mosquiteros en camas, cochecitos y cunas. Al regreso, estar atentos a síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares o de las articulaciones, erupciones en la piel, entre otros. Si aparecen, no automedicarse y consultar sin demora al médico. Informar el lugar al cual se viajó.

 

Nota original en LaVoz.com.ar / clic aquí