El Club Poeta Lugones tuvo su fiesta de fin de año

“Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”, decía la frase en el telón principal. Con ese espíritu, el Club Poeta Lugones celebró la fiesta de cierre de un intenso 2015. La reunión, cargada de buenas sensaciones y con mucho acompañamiento familiar, comenzó con un video con fotos de todas las disciplinas que se practican en la institución.

Fue, en varios sentidos, una manera de homenajear y agradecer a los deportistas, a las familias y a los profes, por los momentos vividos, las amistades cosechadas y el aguante permanente, para formar entre todos un club que es parte de todos.

Durante la fiesta se entregaron medallas, llaveros y diplomas a los mejores compañeros y a los destacados en diversos rubros, como aquellos deportistas que integraron selecciones locales o provinciales. Y hubo almanaques con la foto de cada uno de los equipos del club.

También se distinguió, con una tabla para asado, a los basquetbolistas de Poeta, por haber llegado al juego decisivo del Final Four de la Asociación Cordobesa de Básquetbol (ACBB), en el que fueron subcampeones, un hecho inédito en la historia del club.

En el vóley femenino se entregaron cartucheras con la frase “yo amo al vóley”. Y fue precisamente una voleibolista, de la categoría Sub 13, quien se llevó todas las miradas en el parate de la fiesta: Luciana Barbero, quien deleitó a todos con sus coreografías de danzas árabes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otro momento emocionante fue el vivido por las voleibolistas y los basquetbolistas que en 2016 darán el salto de Sub 13 a Sub 15, ya que sus padres les obsequiaron camisetas que son todo un símbolo del paso del “mini” hacia una categoría más competitiva.

Asimismo, se homenajeó a los papás de las jugadoras de vóley: a ellos se les regalaron plantines, por el apoyo permanente y constante en esta disciplina.

La fiesta tuvo sus toques bien particulares: barra de tragos, puestito de panchos, mesa dulce y buena música, para enmarcar un momento especial para todos, con la locución de Belén, mamá de uno de los jugadores de básquet de la categoría mosquitos. Entre los sorteos hubo premios bien variados: una torta, vinchas, remeras y camisetas de básquet y de vóley.

Por un 2015 cargado de emociones y por un 2016 que seguramente tendrá renovados desafíos, ¡salud Poeta!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.